User-agent: Mediapartners-Google Disallow: El Club de la Cazuela: La importancia del postre

17.5.09

La importancia del postre

Pastel de chocolate y nata con gajos de mandarina y virutas de cacaoPastel de bizcocho relleno de nata con cobertura de chocolate y frutos secos, acompañado de gajos de mandarina con unas gotas de aceite de oliva virgen extra (suave) y virutas de cacao.

Este es un postre preparado por el cocinero Juan Alguacil, que pude disfrutar en una cena en el restaurante Jarata de Montilla (Córdoba). Y, aunque no soy muy goloso tengo reconocer que este postre si que me atrajo, y probando de aquí y de allá casi lo termino. Claro, que para definirlo bien habría que decir que eran dos en uno; de un lado teníamos un fino pastel de bizcocho regado, y por otro lado estaba esa combinación de fruta natural que me sorprendió por la mezcla de sabores a mandarina, cacao y zumo de oliva extra suave.

Y es que, dice mucho del establecimiento que a los postres le da la importancia que se merecen y su oferta esta la altura del resto de especialidades de la carta. Hay restaurantes que descuidan este llamado tercer plato que es el postre, y no olvidemos que entre los buenos entendidos siempre se ha recomendado que el broche a una buena comida debería ponerlo siempre un buen postre. Que viene a ser el colofón que culmina el recorrido gastronómico que hayamos tenido la ocasión de degustar.

A veces, se omite pedir postre por aligerar la cuenta, y hay que recordar a los comensales que los postres, al menos los elaborados por los establecimientos de esta zona rondan los 3,50 euros, un precio mas que aceptable y por lo tanto, considero que no es excusa dejar de tomarlo. Otra cosa es que no se tome postre pensando en esas calorías de mas, y tampoco se debería renunciar a sus dulces tentaciones porque todos los días no estamos de celebración. O sí.

La linea de nuestra esbelta figura ha ido tomando la curva no como consecuencia de los postres, sino por los hábitos diarios y el estilo de vida que llevamos, a veces un tanto sedentaria para las calorias que ingerimos. Por eso, la virtud esta en buscar el equilibrio de una dieta diaria saludable que nos permita disfrutar en ocasiones de estos pequeños placeres.

8 comentarios :

Anónimo dijo...

Con ese nombre tan largo tiene que ser sublime.

La Cazuela dijo...

Una descripción en toda regla,jajaja

Charo dijo...

Yo soy de las que no perdonan el postre. Siempre intento dejar un huequecillo en el estómago para que me quepa. De hecho, siempre que voy a un restaurante, me decido muy pronto con los platos, pero con el postre me cuesta trabajo, porque me gustaría poder probarlos todos, jejeje, es que soy golosa por naturaleza, aunque luego me arrepiento cuando pienso en las cienes y cienes de calorías que deben tener...

La Cazuela dijo...

Charo tienes una ventaja sobre el resto de los mortales, y es que aparte de ser golosa que no es un defecto, sino una cualidad, eres una excelente confitera. Lo que te permite disfrutar de un buen pastel sin salir de casa. jejeje

Anónimo dijo...

el bizcochazo tiene una pinta tremebunda!
mmmmmmmm!

Charo dijo...

jejeje, ese es el problema, que como me gusta tanto hacer postres, luego hay que comérselos....así que estoy durante la semana controlándome mucho la comida para en el fin de semana "estropearlo" y poder comer mis postrecitos.

sin noticias de mi dijo...

Tienes totalmente razón con la costumbre del postre. Hay que pedirlo! y más por 3,50! eso no es nada...aqui el postre sale por unos 6 o 9 euros...una ruina!y aún asi todo el mundo lo pide, porque es una buena manera de terminar una buena comida. Como quien dice...deja un buen sabor de boca!

Sobre lá pagina que me comentas en mi blog, cuenta con ese link! me parece una iniciativa estupenda y que desde luego hay que apoyar. Gracias a los blogs yo voy conociendo lo que ocurre en el pueblo estando a miles de kilometros de distancia.

Espero que todo siga yendo tan rico como siempre.

Un abrazo. Maria

Rosa dijo...

Este postre es de los de la guia michelin, por lo menos, y la presentación de un 10, lastima que yo soy de las personas atipicas que no les llama la atención lo dulce y se muere por lo salado, pero a veces, aunque sea por la otra mitad de la familia hago algo(somos cuatro ,mi marido y mi hija son al contrario de mi hijo y yo.
Tengo una cosa para ti en mi blog.
Muxuak.