User-agent: Mediapartners-Google Disallow: El Club de la Cazuela: Retrato de familia

19.8.08

Retrato de familia

Paco Priego, Agustín Salido, Agustín Salido (hijo) y su cuñado José Salces. Sentados en el suelo están Antonio Vela ("el vili") y Paco Priego (hijo).

Típica escena costumbrista de un patio andaluz adornado con plantas y flores. Mientras, sus moradores como era costumbre en esta casa se reunían al mediodía en torno a una mesa y cuatro sillas de enea. Se sentaban plácidamente en aquel patio, y presidiendo la mesa de tapete blanco no podía faltar el vino de cosecha propia en aquella reunión familiar. "In Vino veritas" , o en el vino está la verdad, porque el vino tomado con moderación facilita la conversación.


Agustín Salido (hijo), años mas tarde sentado en el brocal de la antigua lagareta. Donde tanta uva molturó de manera artesanal esta familia. Al fondo se aprecian algunos de los útiles empleados para extraer el mosto de las uvas.

La familia Salido ha sido conocida en Montilla como gente trabajadora donde las haya, y aquí, no podemos dejar de mencionar a la matriarca Dulce Jiménez "Dulcecita la del sacri" fue una mujer emprendedora cargada de solidaridad que en tiempos de penuria provocados por la guerra civil socorría con algunos alimentos a sus vecinos. Esta mujer inteligente cuando media Andalucía sufría el analfabetismo se las ingenio para aprender a leer y escribir. Se hizo amiga de una monja y consiguió a ratos aprender a través de la reja del convento.
El matrimonio formado por Agustín Salido y Dulce Jiménez, se casó como decían los antiguos con la porra y el cántaro - sin nada-. Consiguieron a base de mucho trabajo tener una poquita de viña que fue aumentando hasta que empezaron a elaborar su propio vino. Llegaron a poseer bodega donde
almacenaban el vino para su posterior venta.

Tuvieron cinco hijos, uno de ellos, Rafael desapareció al comienzo de la guerra civil. Al día de hoy su familia no sabe que ha sido de él. Esta circunstancia hundió en la desesperación y la amargura a este buen hombre que vio como su salud se resintió. A Dulce no le quedo más remedio que hacerse cargo de la familia. Fue una mujer valiente, adelantada a su tiempo y de fuerte temperamento. Demostró mucha capacidad para los negocios familiares y a base de mucho trabajo consiguió aumentar su patrimonio llegando a dar casa a todos sus hijos y tierras para que las trabajasen.